martes, 22 de julio de 2008

La Cordillera Real: el nevado Illimani

“La atmósfera parecía de una incomparable transparencia cuando mirábamos a nuestros pies los centenares de valles que, semejantes a los amplios pliegues de un inmenso manto, rodeaban el macizo Illimani y las vertientes de las montañas circundantes; en la bóveda del cielo, de un azul oscuro casi negro, el sol ardiente planeaba como un disco (...). Nos bastaron unos instantes para efectuar la lectura del barómetro: marcaba 318 mm.; el punto de ebullición del agua era de 79°4… (Charles Wiener – Misión científica francesa en América Meridional / mayo de 1877).


Con una extensión de casi 180 kilómetros, y con una cadena de montañas nevadas, la Cordillera Real o de La Paz, evidencia uno de los paisajes más espléndido de los Andes bolivianos. Incólumes formaciones de roca, hielo y nieve, generarán intrincados pasos y cañones, con profundidades de decenas a miles de metros, iniciando así extensos ríos que confluirán en el Amazonas y escondiendo en sus entrañas importantes yacimientos minerales.

Estas cumbres son las más altas de Bolivia, “(…) donde se destacan el Illampu con 6.421 m. el Illimani con 6.402m, Hanko Uma con 6.380 m.”, el Huayna Potosí con 6.088 m., el Mururata con 5.869, el Chacaltaya 5.393 m. haciendo un total de más de 20 picos.

El Illimani, macizo que tutela a la ciudad de La Paz, se convierte en uno de los mayores acumuladores de agua, y con los otros nevados, bañarán a diversos ecosistemas, entre los que se destacan los valles mesotérmicos interandinos subtropicales o Yungas. La influencia de éste sobre la temperatura regional, por ejemplo, regula hacia abajo los bosques de neblina o cejas de monte, zonas de alta precipitación pluvial que diferencia regiones ecológicas y define esa riqueza de flora y fauna. Esta irrigación y precipitaciones pluviales consecuentes –extraordinarias- darán lugar a la mayor biodiversidad del mundo por unidad de superficie, que va por encima de los 6 mil metros hasta las verdes sabanas del Amazonas.

No obstante, el cambio climático, está poniendo en una sentida emergencia esta dependencia, y por ende la complejidad de los ecosistemas naturales, por los procesos acelerados de derretimiento de los deshielos de éstos glaciales guardados en los Andes, “(…) manteniendo las condiciones climáticas de los últimos 20 años, los modelos y las mediciones in situ muestran un acelerado decrecimiento del nevado de Chacaltaya, proveyéndose su desaparición hacia el año 2010-15, las pérdidas son aproximadamente de 1 m. anual de hielo, cuyo efecto directo es el caudal de agua hacia la ciudad de La Paz, a esto se sigue casi progresivamente los otros nevados aledaños a la ciudad. Si las condiciones climáticas van en franco aumento, tal como parece ser, se espera cambios más drásticos no sólo en los nevados andinos, sino a nivel mundial…

“Debido al deshielo de los glaciares se puede esperar que en el largo plazo, los flujos base de los ríos originados en estos sean más reducidos y que los picos y crecidas sean más agresivas. Ambos extremos hidrológicos afectarán negativamente la calidad del agua. Durante los periodos de flujo reducido, las concentraciones crecientes de toxinas, los contaminantes bacterianos y la presencia de algas son comunes, mientras que las precipitaciones intensas aumentan el riesgo de que los contaminantes urbanos y rurales como basuras, alimentos y excretas del ganado se difundan a otras cuencas o cauces”.

Miércoles, 18 de abril de 2007


Miércoles, 18 de abril de 2057


Disminuyamos el carbono en nuestras vidas…

Visite nuestra muestra fotográfica del nevado illimani en: http://www.flickr.com/photos/observancia/

Fuentes:
Montes de Oca, Ismael 1989: Geografía y recursos naturales de Bolivia, Academia Nacional de Ciencias de Bolivia, La Paz, 576 pp.

Wiener, Charles 1993: Perú y Bolivia, relato de viaje (reedición), Instituto Francés de Estudios Andinos, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, 860 pp.

Arana, Ivar, García, Magalí y Aparicio Marilyn 2007: El cambio climático en Bolivia, Programa Nacional de Cambios Climáticos, La Paz, 135 pp.

Cambios climáticos en la cordillera andina / Anwibuma.


Fotografía: Gustavo Cardoso Subieta / Bolivia / Abril 2007 / Julio 2008

3 comentarios:

El Blog de Medussa dijo...

Hola Gustavo!!!
Fantástica entrada y muy buenas imágenes.
Sería estupendo que comenzáramos a darnos cuenta de lo que nos estamos jugando con tanto Co2 y pasotismo.
Buen trabajo!!

Un saludo, amigo, Nicky

senovilla dijo...

¿El CO2 es el culpable? ¿Hará más daño que el propio cambio climático?
¿Influye tanto el hombre?

Todo respondo siempre que no, la culpa es de los Gobiernos que solo miran sus intereses económicos y no velan por la humanidad.

Saludos y buen blog amigo

Asturias Verde dijo...

Una gozada de fotos. Más que parecer del mundo real, casí parecen pertenecer a un mundo mítico como el del Señor de Los Anillos.... y como sigamos con el Cambio Climático, seguro que serán parte del pasado mítico de la Tierra.
Saludos y suerte