jueves, 17 de julio de 2008

Riqueza biológica Amazónica


Garza blanca (Ardea alba)
“Solitaria o con otros individuos a cierta distancia, se alimenta manteniéndose quieta por largos periodos en aguas superficiales”

Pato Forestal Putirí (Dendrocygna autumnalis)
“Activo de día y o de noche. Descansa posado en las ramas altas y desnudas que rodean los curiches. Se reúne con los otros patos forestales en los humedales”.

Oropéndola encopetada (Psarocolius decumanus)
Mayormente solitario, a veces se junta con caciques y oropéndolas, en las partes altas del dosel, siempre escudriñando, por insectos o frutas.

Bato (Jabiru mycteria)
“Como la Cigüeña Maguarí (Ciconia maguari), cuando no está nidificando, se une a grandes grupos cerca del agua clara. Acecha a su presa sobre el pasto seco o en áreas inundadas. Construye espaciosos nidos de palitos en árboles grandes y cría un polluelo”.

Pato forestal colorado (Dendrocygna bicolor)
En bandadas, los patos forestales se reúnen en los humedales. Activo de día y de noche”.


La riqueza biológica de la Amazonía ha dado lugar a muchos estudios científicos, ha ennoblecido el mito de sus pueblos originarios o ha servido para ennoblecer la literatura de géneros como el cuento y la novela. Es tan amplia su biodiversidad, en sus diferentes hábitats, que probablemente sea la mayor comparando otros ecosistemas en el mundo.

Nueve países compartimos, esta fabulosa floresta tropical, considerada el refrigerador del planeta, por la contribución al enfriamiento de la atmósfera, gracias a las lluvias que se generan, en admirables espectáculos entre aguas y exorbitantes guerras épicas de truenos, rayos y relámpagos.

Nótense estas impresionantes cifras de su riqueza biológica, gracias a su 20% de agua dulce del planeta que da vida a alrededor de 3.000 especies de peces y 2.000 de aves, además, de “60.000 especies de plantas superiores, más de un 20% del total mundial”, aunque se hablan de millones en general; se calcula que 10 millones o más de insectos, y números exorbitantes de reptiles, anfibios y microorganismos por clasificar.

No obstante, la actual crisis del calentamiento global, la deforestación y la actividad humana, han puesto en vilo esta inmensa riqueza, que incluso no ha sido clasificada en su totalidad. Cada año se descubren más y más especies, y quizá la respuesta para la cura a muchos males de la humanidad esté encerrada en estos ecosistemas, que a este paso tal vez no sabremos si existieron.

Fuentes:
Flores, Bedregal Eliana / Capriles, Farfán Carlos 2007: Aves de la Amazonía boliviana, Librería Armonía, La Paz, 448 pp.


Fotos: Gustavo Cardoso / Julio 2008

1 comentario:

J.m. dijo...

Hola Gustavo, me gustaria ,si no es mucho pedir y si es posible, que hicieras algo sobre los arboles mas grandes y mas importantes de la selva del Amazonas , no tengo demasiada informacion sobre el tema, al menos una referencia de los que tu consideras de mayor importancia,
saludos.